DERMATOLÓGICAS

(Autor: Francisco Javier Ortiz de Frutos · Médico dermatólogo
Servicio de Dermatología Hospital Universitario 12 de Octubre Madrid)

Dermatitis Atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel que cursa en brotes repetidos de lesiones en la piel que pican mucho.

  • Nunca se maligniza.
  • No es infecciosa.
  • Se hereda.
  • Suele asociarse a una piel más seca y que se irrita con mucha facilidad.

Otros miembros de la familia pueden tener el mismo problema en mayor o menor medida. También es frecuente que el propio paciente u alguno de sus familiares directos padezcan asma, rinitis o conjuntivitis alérgicas (al polen, al polvo o a otros productos).

Al conjunto del asma alérgico, la rinoconjuntivitis alérgica y la dermatitis atópica se le denomina atopia. El asma es un cuadro brusco de dificultad para respirar que se suele acompañar de pitos en el pecho. La rinitis es una inflamación de la mucosa de la nariz que aparece con picor y sensación de taponamiento y catarro. La conjuntivitis es un enrojecimiento de la parte blanca del ojo que se acompaña de picor de ojos y de sensación de arenilla.

Hasta el 50% de las personas con dermatitis atópica pueden tener en algún momento prurito anal.

El tratamiento de la enfermedad es una especie de escalera en la que vamos subiendo peldaños según nos va obligando la intensidad de cada uno de los cuadros. Hay que individualizar las distintas posibilidades para cada paciente e, incluso, para cada brote. Su médico irá adaptando el tratamiento a cada situación e irá sopesando las ventajas y los posibles inconvenientes de cada uno. Por ello es vital que se cree una relación periódica entre el paciente y su médico.

Prurito anal

El prurito o picor en la zona perianal es una de las causas más frecuentes de consulta en Dermatología y Proctología. Aparece aislado o asociado a picor en otras localizaciones o incluso ser generalizado. En ocasiones es tan intenso que impide a la persona que lo padece dormir o concentrarse en sus tareas cotidianas.

Puede estar provocado por múltiples factores por lo que su estudio suele requerir una historia detallada, una exploración cuidadosa de la zona (y en muchas ocasiones del resto de la piel) . En función de lo anterior pueden realizarse una serie de analíticas o pruebas complementarias que puede incluir la toma de muestras de piel para hacer biopsias o cultivos, exámenes coprológicos para descartar parásitos, o la realización de pruebas de alergia.

Causas frecuentes de prurito anal son la irritación, el eczema alérgico, el liquen plano, la dermatitis atópica, las micosis, las hemorroides, y la dermatitis seborreica.

El tratamiento depende de la causa que lo desencadene. Si no se ha localizado ninguna en particular se realizará un tratamiento sintomático para reducirle. Éste incluye el reducir al mínimo la irritación de la zona, aumentar la hidratación de la misma y diferentes productos tópicos que pueden aliviarlo. Consulte siempre con su dermatólogo o su proctólogo antes de aplicarse medicamentos en esta zona.

Dermatitis seborreica

Es un proceso común, crónico, que cursa en brotes, que afecta a lactantes y adultos, en los que la piel del cuero cabelludo, las zonas ricas en glándulas sebáceas y las flexuras aparecen con placas eritematosas y cubiertas por escamas blanquecino-amarillentas. Se suele asociar a una hiperproducción de las glándulas sebáceas (seborrea).

Aparece entre el 1 y el 3% de la población general. Es ligeramente más frecuente en varones. Se observa una cierta predisposición familiar sin que se haya aclarado el tipo de herencia. Afecta a los lactantes durante los 3 primeros meses de vida y los adultos tras la pubertad.

La causa es desconocida. Hay una serie de factores que influyen en su aparición:

  • Estado seborreico. Aunque la seborrea es un predisponente para la DS, no se trata de una enfermedad de las glándulas sebáceas. En los lactantes hay una relación entre la aparición de DS y la producción de secreción sebácea. Esta parece aumentada en los primeros meses a expensas de los andrógenos maternos. En los adultos no ha podido establecerse este paralelismo. Sin embargo las glándulas sebáceas están aumentadas de tamaño y la composición química de su secreción es algo diferente. En la enfermedad de Parkinson en la que hay una secreción sebácea aumentada hay una elevada incidencia de DS.
  • Efectos microbianos. Aunque se han aislado bacterias y hongos en mayor cantidad en las zonas afectas de DS que en las sanas o en pacientes sin enfermedad, aún no hay pruebas firmes para esta teoría.
  • Otros factores. El estrés desencadena o agrava sus brotes La baja humedad y temperatura del invierno empeora la enfermedad.

Eczcema alergico de contacto (EAC)

Es una reacción inflamatoria de la piel o las mucosas que se presenta como un eczema. La piel esta roja, tirante y pica mucho. Puede haber descamación o una exudación líquida que manche la ropa interior.

Está producida por el contacto cutáneo o de las mucosas con una sustancia a la que el paciente es alérgico. Por lo tanto no aparece con el primer contacto. El tiempo entre este primer contacto y la aparición de las lesiones puede oscilar entre semanas y años.

Las principales sustancias que producen alergia en esta zona son los perfumes y los conservantes que llevan las cremas hidratantes, el papel higiénico o las toallitas limpiadoras. También son frecuentes las alergias a componentes de los medicamentos que se usan en esta zona.

Para diagnosticarlos hay que realizar pruebas alérgicas.

El tratamiento fundamental es evitar la sustancia a la que uno es alérgico, la aplicación de cremas calmantes e hidratantes y en muchas ocasiones el uso de un corticoide en crema.

Ezcema irritativo de contacto (eic)

Se trata de la aparición de enrojecimiento, descamación y picor intenso debido al contacto con uno o más sustancias irritantes. Las lesiones pueden producirse en cualquier personas a partir del primer contacto con la substancia sin necesidad alergia. En muchos casos la acción irritativa no se observa ni produce sintomatología en los primeros contactos y solo al cabo de un cierto tiempo se van produciendo alteraciones en la zona expuesta, son las denominadas dermatitis irritativas de desgaste o acumulativas, frecuentes en personas que utilizan jabones detergentes, desinfectantes u otras medicaciones de forma prolongada. El pH ácido de las heces si hay diarrea o heces líquidas, o la fricción mecánica de las heces muy duras si hay estreñimiento son un factor añadido a lo anterior.

  • Existe una predisposición a estos procesos en las personas que tienen eczema o dermatitis atópica y en los asmáticos y personas con alergias al pólen y al polvo.
  • Estas lesiones tienen gran importancia ya que alteran los mecanismos de defensa de la piel y pueden facilitar la posterior aparicion de alergias a diversos productos de uso habitual.
  • Los principales irritantes son la humedad, los productos de limpieza y los antisépticos y medicamentos de uso perianal.
  • El tratamiento requiere la eliminación de todos los irritantes, la aplicación de cremas calmantes e hidratantes y en muchas ocasiones el uso de un corticoide en crema.
  • El exceso de lavado es negativo. El uso de toallitas limpiadoras es perjudicial porque la sustancia limpiadora con la que están impregnadas queda en la piel y no se elimina con agua.
  • El papel higiénico muy áspero también irrita.

Liquen plano

El liquen plano es una reacción inflamatoria de causa desconocida en la mayor parte de los casos. Cursa con importante picor o escozor y aparición de unas lesiones blanquecinas sobre una base enrojecida e inflamada. En ocasiones se forman erosiones que pueden ser muy dolorosas al paso de las heces. Las lesiones pueden aparecer exclusivamente a nivel perianal o afectar otras mucosas (como la de la boca) o otras zonas de piel. Sigue un curso fluctuante a lo largo de muchos meses. Cuando cura deja unas lesiones oscuras durante años en la zona previamente inflamada.

A veces es necesario confirmar el diagnóstico con una biopsia de la zona inflamada. Suelen hacerse analíticas que descarten las infecciones que en contadas ocasiones son la única causa conocida de esta enfermedad.

El tratamiento se basa en antinflamatorios tópicos u orales, para controlar las molestias que ocasiona.

Micosis de la zona perianal

El pliegue de las nalgas es una zona húmeda y caliente muy apropiada para el sobrecrecimiento de hongos. En muchas ocasiones estos crecen favorecidos por la alteración de la piel debido a alguna enfermedad previa, en otras ocasiones pueden ser la causa del enrojecimiento, la descamación y el picor de las lesiones.

Las micosis de la zona perianal se diagnostican siempre mediante cultivos específicos para hongos. En ocasiones se harán análisis para descartar enfermedades que favorecen su crecimiento como la diabetes o las enfermedades que bajan las defensas de la piel.

El tratamiento se realiza mediante antibióticos también específicos. En función de la intensidad de las lesiones se realizará por vía oral o en forma de cremas. Siempre hay que tratar las enfermedades que favorezcan su crecimiento. La humedad y el exceso de higiene son contraproducentes para esto.


Le invitamos a solicitar una cita en los teléfonos 915 199 630 / 915 199 965. También le proporcionaremos información orientativa a través de nuestro formulario de asesoramiento online (sólo para residentes en España), aunque le recomendamos que visite al especialista para obtener un estudio correcto de su problema.

Síguenos en:

FacebookTwitterYoutube

Más info en nuestro blog:

Facebook

Asesoramiento Online

Nombre y apellidos


E-Mail


Localidad y provincia


Inicio de síntomas
y motivo de consulta

© 2012 Centro Proctológico Unidad Integral de Láser Quirúrgico                      Optimizado para resolución mínima de 1200x800px
Diseño Web: Signo Comunicación